NBA Draft 1985: Jugadores más destacados

Nombre

Equipo

Procedencia

1

Patrick Ewing

New York Knicks

Georgetown

4

Xavier McDaniel

Seattle Supersonics

Wichita State

7

Chris Mullin

Golden State Warriors

St. John’s

8

Detlef Schrempf

Dallas Mavericks

Washington

9

Charles Oakley

Cleveland Cavaliers

Virginia Union

13

Karl Malone

Utah Jazz

Louisiana Tech.

18

Joe Dumars

Detroit Pistons

McNeese State

23

A.C. Green

Los Ángeles Lakers

Oregon State

24

Terry Porter

Portland Trail Blazers

Wisconsin

38

Fernando Martín

New Jersey Nets

Real Madrid

87

Spud Webb

Detroit Pistons

North Carolina State

Uno de los mejores draft respecto a jugadores de clase media. Destaca Karl Malone, considerado para muchos el mejor ala-pivot de la historia. Llevó, junto a Stockton, a Utah Jazz a dos finales, aunque Michael Jordan evitara su victoria. Joe Dumars consiguió dos títulos con los Detroit Pistons, siendo MVP de las finales en uno de ellos. Xavier McDaniel, Detlef Schrempf, Charles Oakley y A.C. Green fueron secundarios de lujo en sus equipos, destacando este último en Los Angeles Lakers del “show-time” y obteniendo el record de partidos consecutivos jugando. Chris Mullin fue otro buen jugador, brilló en Golden State Warriors y obtuvo la medalla de oro olímpica en Barcelona 1992. Terry Porter destacó como uno de los mejores bases de su generación y llevó a Portland a unas finales. Spud Webb no fue un gran jugador pero hizo historia al conseguir vencer en un concurso de mates midiendo sólo 1,72 cm. Por último, Fernando Martín fue el primer español en jugar en la NBA. No brilló mucho en Portland, aunque tampoco tuvo oportunidad. Desgraciadamente, un accidente de coche nos privó de su magia.

Mi MVP es… Patrick Ewing

Patrick Ewing nació en la isla caribeña de Jamaica, donde desarrolló su niñez. A los 12 años, el joven Pat y su familia se mudaron a Estados Unidos. Allí, Ewing asombró a todo el mundo en el instituto. El joven pívot dominaba el juego interior y apabullaba a los rivales. Esto hizo que la fama del jamaicano creciera y las mejores universidades del país se lo rifaban.

Entonces, apareció en su vida John Thompson, entrenador de la universidad de Georgetown, una de las más prestigiosas del país. Pat recibió una beca para estudiar allí y jugar en el equipo de la universidad, los Hoyas. En su primer año en la universidad, Ewing guió a su equipo a la final de la NCAA, donde cayeron derrotados ante North Carolina, liderada por James Worthy y Michael Jordan.

El año 1984 fue un año glorioso para Patrick. Esa temporada llevó a su equipo al título universitario, ganando en la final a Houston Cougars. Ewing, nacionalizado estadounidense, fue seleccionado para participar en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984, junto a Michael Jordan, entre otros. El equipo estadounidense se llevó el oro ganando la final ante España.

Durante su última temporada en la universidad, su equipo era el favorito para el título, pero perdió en la final ante Villanova Wildcats en un partido muy igualado. Pat fue uno de los mejores jugadores universitarios de la historia, al meter a su equipo en la final en tres de los cuatros años que estuvo allí. Fue nombrado en el quinteto ideal All-American en sus últimos tres años en Georgetown.

En junio de 1985, en una ceremonia celebrada en el Madison Square Garden, los New York Knicks elegían a Patrick Ewing como número uno del draft. En su primer año en la ciudad de los rascacielos, el joven pívot promedió más de 20 puntos y 9 rebotes lo que le sirvió para ser designado Rookie del año. Cada año los números de Pat mejoraban, lo que le sirvió para ser idolatrado por la afición “knickerbocker”.

En el año 1992, Patrick Ewing fue elegido para formar parte del equipo estadounidense de baloncesto, más conocido como “Dream Team”, que participaría en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992. El equipo de ensueño arrasó a sus rivales y se llevó un oro merecido para el mejor equipo jamás creado. Era el segundo oro olímpico que se colgaba Pat, después de haber ganado-junto a Michael Jordan- el oro en Los Ángeles 1984.

En 1994, debido a la primera retirada de Jordan, la liga estaba abierta a nuevos campeones. Era el momento de los Knicks y de Pat. Ewing lideró a su equipo a las finales, ganando a Indiana en unas memorables series de Final de Conferencia. En la final ante Houston Rockets, Ewing se enfrentó con el mejor pívot del momento, Hakeem Olajuwon. En una serie que llegó a siete partidos, los Rockets ganaron a los Knicks, y Ewing perdió su oportunidad.

En el año 1997 Ewing sufrió un duro revés. El pívot se lesionó su muñeca gravemente. Dicha lesión le privó de facultades y, potencialmente, acabó con su estelar carrera. Pese a ello, Pat guió a Nueva York a otras finales. Tras la segunda retirada de Jordan, y el lock-out de la liga (huelga de jugadores por problemas de normas con la patronal), los Knicks se plantaron en la final ante San Antonio Spurs, liderados por el otro gran pívot de la época, David Robinson, y un jovencísimo Tim Duncan. Otro golpe noqueó a Pat. Una lesión en el tendón de Aquiles le privó de jugar buena parte de las series por el título. Con la baja de Ewing, los Knicks sucumbieron 4-1 y el pívot perdió la última oportunidad que le quedaba para ganar el anillo.

En el año 2000, Pat fue traspasado a Seattle Supersonics, donde jugó solo un año. Al año siguiente firmó como agente libre por Orlando Magic, donde jugó su última temporada. En 2003, los Knicks retiraron su número 33, que cuelga del Madison Square Garden.

Anuncios