La tarde de anoche en Madrid se antojaba interesante, todo el mundo estaba pendiente del derbi de la capital. A las ocho de la tarde daba comienzo en el estadio Santiago Bernabéu un partido vital para ambos equipos. Dos equipos que cambiaron de entrenador a mitad de año, una medida con la que ambos conjuntos han mejorado.

El Atlético de Abel Resino es un conjunto muy distinto del que nos tenía acostumbrados Javier Aguirre. Abel ha adelantado la línea defensiva de su equipo y los delanteros han recuperado el gol. Eso es lo más importante para los colchoneros. En cambio el Real Madrid no ha mejorado en juego pero sí en resultados. El equipo de Bernd Schuster no realizaba un gran fútbol pero tampoco ganaba como antes. Fue llegar Juande Ramos y empezar a encadenar victorias, aunque tampoco se ha jugado bien.

El Atlético comenzó el partido jugando mejor al Madrid y empezó a dominar el encuentro y a crear peligro. En una de esas llegadas, Diego Forlán anotó el primero de la noche tras una gran jugada del Kun Agüero. El Madrid estaba noqueado y no encontró en todo el partido su ritmo. Gracias a Casillas y al palo un punto se quedó en Chamartín. Pero si a alguien tiene que dar gracias el conjunto blanco es al árbitro. Pues en una jugada aislada del Madrid, Huntelaar empató el partido en un claro fuera de juego.

Pese al duro golpe el Atlético siguió adelante y buscó el partido con las pocas fuerzas que le quedaban. Y entonces llegó el segundo momento polémico de la noche. A dos minutos para el final el Kun se marchó de Ramos y se dirigió hacia la portería blanca. Entonces el defensa blanco agarró al ’10’ rojiblanco del brazo sin ninguna intención de jugar el balón. El árbitro, pese a las protestas del delantero colchonero no se atrevió a conceder pena máxima.

El partido finalizaba con un empate nada justo visto el juego desplegado por ambos equipos. Los aficionados atléticos se marchaban indignados viendo lo ocurrido en el campo. Pese a ello, ya están acostumbrados a los favores arbitrales a favor del conjunto merengue. Como siempre ocurre, se jugó como nunca para ser robados como siempre.

forlan

Anuncios