lakers-celtics-logo

LA RIVALIDAD ENTRE LAS DOS FRANQUICIAS QUE HAN MARCADO LA HISTORIA DE LA NBA

CELTICS-LAKERS, UNA RIVALIDAD ENTRE DOS MUNDOS

Existen en la NBA dos mundos paralelos, ambos reinados por un equipo, una ciudad, un estilo. Boston y Los Angeles, no existen dos equipos más famosos, más laureados, más inolvidables. Desde que la liga echó a andar ha vivido con esots equipos, con esta rivalidad que vivió su momento más álgido en los ochenta. Larry Bird y Magic Johnson representan cada ideología. Dos formas distintas de entender el baloncesto. Distintos, pero que no existirían el uno sin el otro.

lakers-celtics

El baloncesto lo inventó el profesor canadiense James Naismith en 1891 en la ciudad de Springfield, Massachusetts. Esta región posee una tradición y una cultura muy influenciadas por los colonos europeos, especialmente los irlandeses. El baloncesto se fue asentando como deporte y fueron apareciendo equipos que empezaron a dar nombre a este deporte: los Harlem Rens, los Harlem Globetrotters y los Original Celtics, entre otros. Ganando cada vez más fama, se decidió crear una liga profesional de baloncesto. Así, en 1946, surge la National Basketball Asociation. No podía faltar un equipo del estado donde nació el baloncesto y así surgieron los Boston Celtics. Asimismo, también surgieron otros equipos a los que se les considera originales. Uno de ellos fueron los Minneapolis Lakers, cuyo propietario había adquirido los derechos de los Detroit Gems y trasladó la franquicia a Minneapolis. Surgía así, la mayor rivalidad entre equipos de la historia. Este contra Oeste. Un choque entre ideologías. El glamour y la magia de los Lakers contra la tradición y el orgullo ‘celtic’.

Una rivalidad basada en el éxito de ambos equipos. Los Boston Celtics son el equipo que más campeonatos de la NBA posee, en total, 17 entorchados. Los Angeles Lakers les siguen con 14 titulos de la NBA. No es casualidad que sean los dos equipos más carismáticos de la liga. El tercer equipo que más títulos tiene son los Chicago Bulls con 6, todos conseguidos con Michael Jordan en pista. ¿Por qué existe tanta diferencia? Porque tanto Lakers como Celtics han tenido casi siempre a los mejores jugadores de la liga. Toda esta dinámica empezó cuando el primer año de la liga, los Minneapolis Lakers se hicieron con los servicios de George Mikan, el primer gran pívot dominador de la NBA. Con Mikan en pista, los Lakers consiguieron cinco campeonatos. El principal culpable de que los Lakers no siguieran dominando la NBA, fue Arnold Auerbach, el arquitecto de los Boston Celtics.

Seguramente no haya existido nunca, y dudo que exista, un hombre con más capacidad para el baloncesto, tanto como entrenador o como ejecutivo, que  Arnold ‘Red’ Auerbach. Si el Doctor Naismith fue el padre del baloncesto, el título de padre del baloncesto moderno corresponde a Auerbach. La NBA le debe a él tanto o más que a Magic, Bird o Jordan. Red fue el arquitecto de la mayor dinastía de la historia de este deporte. La dinastía que acabó con los Lakers de Mikan. Aquellos míticos Celtics, reyes de la liga durante casi una década, basaron su hegemonía en la capacidad táctica de Auerbach, la dirección y clase de Bob Cousy y la defensa y carácter de Bill Russell. Una de las principales aportaciones de Red Auerbach al baloncesto fue el arte de la defensa, siendo Russell su máximo exponente. El pívot está considerado como el mejor defensor de la historia, aparte de ser el jugador con más anillos. Auerbach fue muy criticado por la inclusión en su equipo de Russell por ser este de raza negra. En una sociedad racista como era aquella, el gesto de Auerbach de basar su equipo en él no estaba bien visto. Pese a ello, Red se guió por lo que le dictó su corazón y creyó en los jugadores de raza negra. El balance fue de once anillos para los Celtics con Russell al mando.

Mientras los Celtics arrasaban en la NBA, los Lakers ya se habían mudado a Los Angeles en 1960 debido a la falta de apoyo al equipo en Minneapolis desde la retirada de Mikan. Con Elgin Baylor y Jerry West a la cabeza, los Lakers dominaban la conferencia Oeste. Pero, cuando llegaban a las finales, se encontraban siempre con el insuperable obstáculo de los Celtics. En siete de los once anillos de Boston la víctima fueron los Lakers. Aquí nacía la gran rivalidad de la historia de este deporte.

untitled

Viendo el poderío ejercido por Bill Russell en la zona, los Lakers adquirieron de Philadelphia al cuatro veces MVP de la temporada regular, Wilt Chamberlain, el único pívot capaz de hacer frente al dominio de Russell. Pese a ello, el prometedor pívot, Lew Alcindor-más tarde Kareem Abdul-Jabbar- se interpuso en su camino hacia las finales. Al año siguiente, los Lakers se vengarían en una temporada histórica, donde consiguieron 69 victorias que significaban hasta la fecha la mejor marca de la historia, 33 de ellas de manera consecutiva, lo que supone un hito histórico en el deporte americano. Por fin los Lakers tenían su ansiado anillo tras años de derrotas. Por primera vez llegaba un título en Los Angeles. Era un bonito final de ciclo de uno de los mejores equipos de la historia, pues West y Chamberlain anunciarían su retirada al año siguiente. Empezaba en Los Angeles un proceso de reconstrucción.

El mismo periodo acontecía en Boston. En 1969, Russell anunció su retirada y se acababa con él, la dinastía más grande de la historia. Entonces la magia de Auerbach volvió a aparecer, esta vez desde los despachos. Gracias al acierto en las elecciones del draft de Dave Cowens y JoJo White, los Celtics no sufrieron tanto al rehacer el equipo. Junto a ellos John Havlicek, único superviviente de la dinastía, Don Chaney y Don Nelson entre otros, los Celtics volvieron a proclamarse campeones en 1974 y 1976 frente a los Bucks de Abdul-Jabbar y a los Phoenix Suns de Paul Westphal, ex de Boston y ganador del anillo de 1974. Ambos equipos afrontaban una reconstrucción en una liga llena de deudas y a la deriva. Nadie sabía cuál iba a ser el futuro de la NBA. LA ABA ya disuelta se había unido a ella para asegurar el futuro del baloncesto profesional. Pero, cuando más negro era todo, apareció el chico de la sonrisa para iluminar el futuro. Junto a él un muchacho rubio de Indiana. Earvin “Magic” Johnson y Larry Bird. Ambos salvarían a la NBA de la ruina y abrirían las puertas del baloncesto americano al mundo.

Bird y Magic a por el rebote

Aquí encontrarás la segunda parte del reportaje…

https://zonamixta.wordpress.com/2009/06/02/celtics-lakers-una-rivalidad-entre-dos-mundos-ii/

Anuncios