Hablar de Lakers y Celtics es hablar de mitos, leyendas, algo sagrado en definitiva. Las dos franquicias más laureadas de la historia se disputan la hegemonía total de la NBA. Boston utiliza su orgullo de campeón y su tradición para complacer a sus aficionados. Los Angeles vive de la herencia del showtime de Magic y del glamour que rodea a su franquicia. Ambos modelos muy distintos el uno del otro, pero eficaces como pocos. Cuando uno repasa la pléyade de estrellas que han jugado en estos equipos de da cuenta de la magnitud que tienen o han tenido: Bill Russell, Wilt Chamberlain, Kareem, Abdul-Jabbar o Kevin McHale son varios de los nombres más representativos. Pero si hay nombres que están por encima de los demás son Magic Johnson y Larry Bird. Ambos cambiaron el destino de la NBA y del baloncesto mundial. Nos han servido a muchos de inspiración y ejemplo en muchos aspectos. Jamás existirá otra rivalidad igual, porque jamás existirá otro Bird ni otro Magic. Porque cuando más difícil sea el momento recordaremos al chico de la sonrisa para alumbrarnos el camino. Gracias Larry, gracias Magic, por convertir los sueños en realidad y hacer de este deporte algo más fascinante, algo más mágico, algo más insuperable.

lakers_celts_2008

Anuncios