Últimamente me estoy dando cuenta de que Murphy era del Atleti. No hay otra explicación para que creará unas reglas tan pesimistas. Porque es que últimamente me he dado cuenta de lo surrealista que es el mundo colchonero. Porque en el mundo del Atleti, todo aquello que se salga de lo normal pasará. El equipo de la ribera del Manzanares puede remontar un partido con un jugador u dos menos o puede ser derrotado en el último minuto ante el último teniendo un jugador más. Este es el Atleti. Un Atleti que me quema, pero que cada dia que pasa me da más la vida.

Olvidemonos de la maldición del Pupas. Creamos en que es posible y apoyemos a nuestros jugadores para que den lo máximo. Los necesitamos para poder seguir… como decirlo, viviendo.

atletico-de-madrid