Queridos lectores, me vais a permitir una licencia. Esta vez no voy a hablar de deportes. Últimamente me siento muy reivindicativo. No puedo dejar que nuestra sociedad vaya en la dirección hacia la que va. No permitiré que mis gobernantes campen a sus anchas sobre mis derechos. En este mundo, por desgracia, si tienes dinero, tienes poder. Si tienes poder, tienes inmunidad. Es sencillo, a la vez que insoportable. Señores y señoras, protestemos por lo que nos rodea que no nos deja ser libres. Miren a que punto nos han llevado, a una crisis mundial histórica. Luchemos por lo que es nuestro. Digamosles que no a aquellos que despiden por no hacer indefinidos a empleados rentables. Digamosles que no a aquellos que dicen que no descarges cosas de internet para que ellos puedan ganar diez veces más  que tú. Digamosles que no a los gobernantes incompetentes que solo buscan su ascenso a puestos más altos, sin importarles nada que gobiernan por y para el pueblo. Digamosles que no a tantas cosas y luchemos con nuestra mejor arma: nuestra cabeza. Y usemos aquello que no pueden controlar: Internet.

Internet ha sido uno de los inventos más importantes de la historia de la humanidad. Éste fue creado por una agencia americana para mejorar el envío de información, conectando dos ordenadores en red. Este hecho sirvió para poner por delante en la carrera espacial a los Estados Unidos frente a la URSS, que había lanzado el Sputnik al espacio años antes. El desarrollo de internet provocó que los estadounidenses desarrollaran su tecnología de manera más rápida y eficiente. Esto fue un duro golpe para la URSS que vio que los estadounidenses llegaban a la luna más pronto que ellos. Gracias a ello, EEUU capitalizó, nunca mejor dicho, casi todo el poder mundial tanto económico como militar y tecnológico. La Guerra Fría llegó a su fin con la desaparición de la URSS y del bloque comunista y la victoria del bloque capitalista. La sociedad quedaba marcada desde ese momento. Todo el mundo usamos internet ahora para casi todo. No entendemos nuestra vida sin la red. Pero, ¿Quién diría ahora que el invento de internet ayudó a los americanos a adelantar a la URSS en la carrera espacial y salir vencedor en la Guerra Fría?

El comunismo empezó en 1848 con la proclamación de Karl Marx y Friedrich Engels del “Manifiesto comunista”. Dicho manifiesto contenía los ideales del comunismo: la abolición de la propiedad privada sobre los medios de producción, terminar con la explotación del hombre por el hombre, la autogestión y la participación de la sociedad en los temas que hacen a su interés; un mundo sin fronteras, un uso racional de los recursos naturales no renovables, la realización integral del ser humano, que alcance el máximo de sus posibilidades; y la solidaridad, fraternidad, igualdad y justicia como valores supremos fomentados por el comunismo. Esto dista totalmente de la sociedad actual, gobernada por el capitalismo reinante.

Ironías del destino es internet, el invento que propició la victoria en la carrera espacial de los Estados Unidos, la causa de un comunismo naciente. Un comunismo nacido en la red. Actualmente, internet sirve como plataforma para el uso compartido de archivos. La piratería es la forma por la que se lucha contra los beneficios excesivos por parte de las compañías productoras. Otra ventaja de internet es que cada usuario puede exponer sus ideas sin limitaciones ni censura. El usuario puede exponer sus quejas sobre la sociedad y compartirlas con millones de usuarios. Si el muro de Berlín derribó la frontera entre dos bloques muy distintos, internet ha derribado todas las barreras que quedaban en pie. Con internet, el individuo es libre de hablar con quien sea en cualquier punto del planeta.

La sociedad actual es marcadamente capitalista. El sueño de Ronald Reagan está cerca de completarse. El ex presidente americano deseaba un mundo sin gobiernos comunistas. Cuba, Corea del Norte, Laos y Vietnam son los únicos países que quedan con un régimen comunista. Cuatro de los 224 países inscritos en las Naciones Unidas,  Pero el inicio del sueño americano de Reagan puede transformarse en pesadilla. Internet es la base del nuevo comunismo. Un comunismo que podemos llamar “Comunismo 2.0” y nacido en pleno centro del capitalismo mundial. Lo que empezó a acabar con el comunismo, le devuelve una vida digital para hacer lo que siempre hizo: luchar contra el capitalismo y el poder establecido.

Anuncios