Me decido a retomar este artículo, sobre todo viendo el panorama del periodismo deportivo en este país. Ya no son periódicos. Ahora son partidarios del Villarato o de la caverna mediática españolista. Como bien dijo Shakespeare en labios de Hamlet, algo huele a podrido, aunque esta vez en España. Sé que este artículo puede gustar a unos y asquear a otros. Cuestión de gustos y equipos, claro.

Cuando Eduardo Inda se convirtió en el director del diario deportivo más vendido de este país nadie pensó que cambiaría tanto la linea editorial. Ni el mismo siquiera. El señor Inda ha dejado de ser periodista, para convertirse en forofo con la capacidad de informar. Lentamente Marca empezó a alejarse del objetivismo, de la división de opiniones y corrientes; para acercarse al partidismo, subjetivismo y madridismo. Todo ello dirigido y pensado por Eduardo Inda.

¿Qué pensará el señor Elías Israel, ex director de Marca, que dejó al periódico en la mejor posición de su historia? Seguramente le dolerá ver como aquello para lo que dejó tanto esfuerzo y tiempo es destruído por un fanático madridista con poder. Porque el señor Inda no es más que eso, un fanático del Madrid a los mandos de un periódico. Ojo, no digo hincha o seguidor. Digo fanático, casi ultra. Sin ofender a nadie, es lo que uno piensa al leer el Marca. Cada vez son menos los contenidos que no sean del Madrid o CR9. Si no lo son, seguramente dejen caer alguna pulla al Barcelona o a todo aquello contrario al Madrid. Simplemente, lamentable.

Lo peor es que les salva una de las mejores plumas del país: Santiago Segurola. Me extraña que este señor siga en este medio. Al principio le taché de lo mismo que Inda, pero me equivocaba. Me gusta como escribe y su manera de ver el fútbol. Lo que no me gusta es que no haga nada respecto a la linea editorial, ya sea quejarse o irse. No sé si está por el dinero o por qué. Se acabará cansando, y es que a Inda cada vez se le va más la olla (perdonar por la expresión). Tiene a su lado a otros fanáticos madridistas que solo ven la paja en el ojo ajeno. Creen en su ser superior y le siguen hasta la muerte si es necesario. Hablo de Miguel Serrano, Roberto Gómez, Jose Vicente Hernaéz, y varios más. Estos periodistas son un ejemplo lamentable para la profesión. Como muchos otros. Así es el circo de Marca y Eduardo Inda. Si ya tuvieran a Roncero…

Esto no acaba aquí. Seguiré unos posts más porque me quema ver como la prensa deportiva se autodestruye en este país. Necesitamos cambios. Cambios que nos darán los blogs e Internet. Lástima que Inda tenga un videoblog. Incluso aquí, no estamos a salvo.

Primera parte del reportaje: Marca: Antes y después (I)

Anuncios