No tenía pensado escribir nada sobre la final de la Copa del Rey, ni sobre la UEFA Europa League ganada hace una semana. Tengo reservado un post para ello el jueves. Pero si hablaré de una cosa que acabo de leer, referente a la final frente al Sevilla. Gracias a @jon1979 y su twitter, he leído un post en un blog referente al enfrentamiento entre ambos conjuntos. Se trata del blog de Jesús Alvarado. Su bitácora está dedicada al Sevilla y habla sobre lo concerniente al equipo andaluz, dando su opinión sintiendo los colores del conjunto de Nervión.

Pero esta vez se le ha ido la mano con el forofismo. No puede ser que la referencia sevillista, en cuanto a blogs, hablé de esa manera tan pueril. Señores, no quiero que se piensen que voy a escribir esto porque el citado señor Alvarado haya echado peste de mi equipo. Voy a escribir esto, porque creo que se equivoca en su opinión y estoy en mi derecho de debatirla. Sin rebajarme en ningún caso, a ese nivel de coloquialismo y forofismo ultra predominante en su escrito. Os lo dejó aquí para que lo echéis un vistazo si os apetece.

El señor Alvarado, viendo su blog, es de los que habla Del Nido y lo sigue como dogma de fe. Me sale el sentimiento rojiblanco, ese que tiene 107 años de historia. Ese grande, que muchos intentan pisotear tras una mala década. Esos que ven como se levanta de nuevo y temen su autodenominado título de tercero de España. Porque el señor Alvarado humilla a la historia con su post. Que mire palmarés y hable entonces. Se piensa que con vivir unos años buenos, el Sevilla es superior al mundo. Oh no, por ahí no paso. El Valencia ha demostrado más que el Sevilla en esta década y no lo veo presumir con tanta alegría. ¿Por qué? Porque el Valencia ha sido un grande siempre y, no simplemente en cinco años. Cuando lleguen las vacas flacas, este señor olvidará estas palabras y seguirá viviendo en su mundo de fantasía.

No quiero que penséis que el Atleti, porque haya ganado un título vuelve a ser el tercero de España. No. Para eso queda tiempo. Hay que tener paciencia y hacer las cosas bien. Pero si queda claro que el Atleti es un grande, porque nunca ha dejado de serlo y siempre lo será. Por jugadores, historia, palmarés y, sobre todo, afición. Podremos perder en Barcelona la final, pero no dejaremos que nadie nos diga que no somos grandes. No seremos favoritos, de acuerdo, pero no dejaré que se nos humille a mí y a todos los atléticos que tantas alegrías y penas hemos vivido en 107 años de historia. No, señor Alvarado.

Anuncios