Después de la resaca del título conseguido, podemos disfrutar y reflexionar de estos Lakers. Disfrutar, porque han logrado el “Back-to-back”, porque han ganado a los Celtics en una de las finales más igualadas que se recuerdan, porque tienen al mejor jugador del mundo y al mejor escudero. Pero también hay tiempo para hacer una reflexión del futuro de la franquicia de California. Kobe y Pau están seguros, pero no se sabe qué pasará con Phil Jackson, Derek Fisher o Andrew Bynum. Pese a ello, tienen el anillo en sus manos. Para callar bocas, para demostrar que son los mejores, para dominarlos a todos.

Batir a los Celtics, en las finales, en un séptimo partido y tras una remontada espectacular podría ser el sueño de cualquier aficionado del oro y púrpura. Sueño hecho realidad. El primer partido de la temporada 2010/2011 será cuando se cuelgue la bandera que conmemore el último laker. Un techo, el del Staples, que colgará dentro de unos años el número de Kobe Bryant, MVP de las finales contra Boston. Quizás también cuelgue el 16 de Pau Gasol. Estos dos jugadores le han dado  a Los Angeles el campeonato. Kobe ha sido el arma, la calidad, que ha matado a Boston. Pau ha sido el corazón, el espíritu de estos lakers. Ambas estrellas tienen mucho futuro por delante en L.A.

Los que no tienen asegurada su continuidad en la franquicia de Jerry Buss son Phil Jackson, Andrew Bynum y Derek Fisher. El ‘coach’ más laureado del deporte profesional americano no está convencido de si retirarse o seguir unos años más a las órdenes de los amarillos. Seguro que la confección de la plantilla y la insistencia de Bryant hacen que Phil decida por seguir al pie del cañón. Eso y los más de diez millones que cobra al año. Algo más de dinero gana Andrew Bynum. El joven pívot ha sido lastrado constantemente con sus lesiones de rodilla. Cuando puede estar sano, rinde estupendamente, pero su físico es una incógnita. Estamos ante un caso Arjen Robben del deporte de la canasta. Lakers tendrá que decidir si quedarse con Bynum esperando su total recuperación o buscar un traspaso, ahora que aún tiene algo de cartel. Personalmente, creo que Bynum puede dar mucho a este equipo. Libera mucho a Pau en defensa y posee unos grandes movimientos al poste.

El problema de los Lakers está en el puesto de base. Derek Fisher tiene más de 36 años y, pese al buen rendimiento en los momentos clave de los dos últimos anillos, cada año irá a peor. Ley de vida lo llaman. Fisher acaba contrato con LA, por lo que los californianos tendrán que decidir si renovarle o no. Creo que ‘Fish’ renovará a la baja con Lakers. Es el capitán, el alma de este equipo. El único al que Kobe escucha con atención (palabras del propio Bryant). Aunque no seguirá de titular. Lakers buscará un buen base titular. Farmar no convence y no renovará, y Shannon Brown no es un base puro, aunque creo que renovará. El mercado de agentes libres este año es muy grande, con muchas megaestrellas, por lo tanto los jugadores de perfil medio verán su precio levemente reducido. Ahí es donde Lakers debe saber negociar. O fichar a un agente libre o buscar un traspaso para conseguir un buen base.

Ese es el futuro de los Lakers y de la actual NBA. No muy lejos queda el ,más que probable Lockout, ya que los dueños de los equipos y el sindicato de jugadores no se ponen muy de acuerdo en la negociación del nuevo convenio colectivo. Pero eso es otro tema. Ahora toca disfrutar de los Lakers. Campeones de la NBA. Poseedores de un anillo para demostrar el poder de dominarlos a todos en la mejor liga del mundo.

Anuncios