Decepción. Esperaba que España orgaizara el mundial de 2018 junto a Portugal. Me parecía que la candidatura ibérica era muy buena. Estadios construídos, ligas con equipos poderosos y gente apasionada por el fútbol. Solo veía rival en Inglaterra, porque tiene una liga que vale por las dos nuestras juntas, estadios igual de buenos y gente igual de apasionada. Pero al final, Rusia se llevó el gato al agua, o más bien, al petroleo.

El mundial de fútbol es ese torneo que colapsa el universo fútbol cada cuatro años. Y si el mundo de hoy lo controlan los poderosos y a los poderosos los controlan los petrodoláres, ya sabemos porque Rusia 2018 y Qatar 2022 serán los encargados de organizar los mundiales. Los que mandan en esos países son los que controlan las reservas más grandes de crudo del mundo. La FIFA quiere sacar tajada y sabe donde está el dinero.

Anuncios