Ya hemos conocido a los finalistas para la elección del Balón de oro de la FIFA. Ni los méritos de Sneijder y Milito con su Inter tricampeón, ni Forlán con dos títulos y su esférico dorado del pasado mundial, ni ningún otro futbolista de talla mundial ha podido con los tres genios del Barça: Iniesta, Xavi y Messi. Los tres tenores de la mejor sinfonía futbolística actual.


Xavi es el arquitecto, el encargado de colocar a todos y que las notas vayan fluyendo en orden. Mueve a su antojo al Barça y a la selección española campeona del mundo. Lleva años a un nivel estelar, y ahora se encuentra en ese punto de su carrera donde la experiencia y el físico se complementan para dar el mejor rendimiento posible. Gracias a él estamos disfrutando del mejor fútbol desarrollado en mucho tiempo.

Andrés Iniesta es la magia en silencio. No alza la voz, no da titulares, no pide un solo; simplemente quiere que el conjunto suene unido y brillante. Pero sin buscarlo se encontró con su entrada en los libros de historia. En el Soccer City de Sudáfrica, el genio de Fuentealbilla nos regaló a millones de españoles un sueño cumplido en forma de gol. No sé si ganará este premio, pero seguro que alguno se lleva en los próximos años.

Lionel Messi es la explosión pura de potencia y técnica en partes iguales. Gustoso de exhibiciones en solitario, deleita a su público con imágenes que solo él puede dar. Heredero del 10 argentino, un toque divino brilla en sus botas. Vencedor el año pasado de este premio, se encuentra en la final por ser el mejor del mundo, no por su temporada. No sabemos quién será el ganador, todos deseamos uno distinto. Pero sea el que sea, solo será un tenor de esta maravillosa sinfonía que disfrutamos cada fin de semana.

Esta semana hemos conocido a los finalistas para la elección del Balón de oro de la FIFA. Ni los méritos de Sneijder y Milito con su Inter tricampeón, ni Forlán con dos títulos y su esférico dorado del pasado mundial, ni ningún otro futbolista de talla mundial ha podido con los tres genios del Barça: Iniesta, Xavi y Messi. Los tres tenores de la mejor sinfonía futbolística actual.

Xavi es el arquitecto, el encargado de colocar a todos y que las notas vayan fluyendo en orden. Mueve a su antojo al Barça y a la selección española campeona del mundo. Lleva años a un nivel estelar, y ahora se encuentra en ese punto de su carrera donde la experiencia y el físico se complementan para dar el mejor rendimiento posible. Gracias a él estamos disfrutando del mejor fútbol desarrollado en mucho tiempo.

Andrés Iniesta es la magia en silencio. No alza la voz, no da titulares, no pide un solo; simplemente quiere que el conjunto suene unido y brillante. Pero sin buscarlo se encontró con su entrada en los libros de historia. En el Soccer City de Sudáfrica, el genio de Fuentealbilla nos regaló a millones de españoles un sueño cumplido en forma de gol. No sé si ganará este premio, pero seguro que alguno se lleva en los próximos años.

Lionel Messi es la explosión pura de potencia y técnica en partes iguales. Gustoso de exhibiciones en solitario, deleita a su público con imágenes que solo él puede dar. Heredero del 10 argentino, un toque divino brilla en sus botas. Vencedor el año pasado de este premio, se encuentra en la final por ser el mejor del mundo, no por su temporada. No sabemos quién será el ganador, todos deseamos uno distinto. Pero sea el que sea, solo será un tenor de esta maravillosa sinfonía que disfrutamos cada fin de semana.