El famoso baño de Manuel Fraga en Palomares

El pasado día 17 de enero se cumplieron 45 años del choque de dos aviones del ejército estadounidense sobre la vertical de Almería. El accidente ocurrió cuando un avión cisterna KC135 procedió a realizar el abastecimiento en pleno vuelo de un bombardero B52, que transportaba en su interior cuatro artefactos nucleares. Tras la explosión aérea, las cuatro bombas cayeron sobre Palomares, pedanía de Cuevas de Almanzora. Tres de ellas sobre tierra y una sobre el mar.

Ahora conocemos algo más de lo que ocurrió, pero es revelador como informó la prensa del régimen sobre el asunto. La primera noticia se dio una semana después del choque contando que se habían encontrado restos de un B52 en el mar. El día 25 de enero de 1966 se anunciaba la vuelta a la normalidad a Palomares, cuando nadie antes había avisado de algo anormal. Un día después, el Diario Madrid informaba de la prohibición desde Washington de vuelos con cargamento nuclear sobre el espacio aéreo español. La pregunta es: ¿Cuándo se habían aprobado esos vuelos?

El día 4 de febrero se encuentra el artefacto en el mar  y cuatro días después se conoce que eran cuatro las bombas que en total transportaba el B52. El día 17 del mismo mes se procede a la extracción de la bomba marítima y dos días después, el régimen califica el objeto como “importante”.

El régimen quería transmitir tranquilidad y que la zona era segura. El día 3 de marzo anunció que no había peligro en Palomares, ya planificando el viaje de Manuel Fraga junto al embajador estadounidense a la zona. Cinco días después, mientras ambos se bañaban en la supuesta playa de Palomares, el Diario Madrid cerraba el asunto anunciando que “en Palomares existía la misma radioactividad que en la Puerta del Sol”.

Anuncios