No sabía muy bien sobre que centrar el post. Tenía un cúmulo de ideas en la cabeza con ganas de salir pero parecían los atascos de la M-30 de Madrid: todos quieren salir a la vez y así no hay manera. Entonces pensé que podría hacer una mezcla, hablando de todos los temas que me pasan por la cabeza. Sin explayarme mucho, para no espantaros más que nada.

Fernando Torres ha fichado por el Chelsea a cambio de 58 millones de euros. El delantero de Fuenlabrada zarpa desde la ribera del Mersey en Liverpool para desembarcar en la bulliciosa y atractiva orilla londinense del Támesis. Un nuevo mercado que se abre para Torres, que abandonó la ciudad de los Beattles en busca de títulos que no le llegaban como “red”. A ello se sumaba la frustración de ver como la plantilla se descomponía y no llegaban refuerzos de primer nivel. Los problemas económicos del Liverpool han facilitado una venta por una cantidad desorbitada. Un traspaso que beneficiará a los tres implicados. El Chelsea recibe a uno de los mejores delanteros del mundo, contrastado en la Premier y que promete muchos goles. El Liverpool consigue una gran suma de dinero que invirtió en dos nueves de gran nivel: Luis Suárez y Andy Carroll. Y Fernando Torres llega al gran escaparate de Londres, a un equipo con posibilidades reales de títulos y donde podrá recuperar el olfato, el carisma y las ganas que parecían apagadas en Anfield.

Los fichajes del Atlético para verano son mi quebradero de cabeza. Mi reconocida pasión atlética me trae por el camino de la amargura o me hace pisar los cielos. La ya anunciada salida del director deportivo Jesús García Pitarch me ilusiona respecto al proyecto del año que viene. Tiene pinta de que vayan a retocar bastante la plantilla y la posible vuelta de Toni Muñoz al cargo demuestra las ganas de que se hagan bien las cosas. Toni, actual director deportivo del Getafe, contrató al Kun Agüero antes de dejar el cargo. Y otra gran promesa argentina puede llegar al club del Manzanares: Erik Lamela. La nueva perla de River juega en el medio, justo la posición a reforzar para los rojiblancos. Si a la más que probable salida de Forlán, se une la llegada del citado Lamela, un delantero de primer nível como Nilmar y tres o cuatro refuerzos de calidad, los atléticos estaríamos muy de enhorabuena.

Y llegamos a Diego Forlán. El delantero uruguayo del Atlético está en horas bajas, al igual que el resto del equipo. Aunque en los últimos partidos se ha visto mejor al equipo y al uruguayo, más centrado en jugar y hacer jugar a sus compañeros. Su salida parece cantada, aunque veremos si al final se produce. Yo confío en su resurgir, en que entre en racha y ayude al equipo a ir hacia arriba. Se le ve con ganas y, pese a los intentos de desestabilizarlo diciendo que no le pasan el balón y odian su ego en la cancha. No creo en esos odios de vestuario. Cuando salgan las cosas y vuelvan a entrar los balones; el uruguayo, el resto del equipo y la afición caminarán juntos.

Anuncios