Becarios a los leones

el

Existe un pensamiento que inunda la cabeza de todos los estudiantes universitarios cuando sus carreras están a punto de llegar a su fin: ¿ahora qué? El dilema acerca de un futuro con muchas nubes y pocos claros ocupa los pensamientos de estos jóvenes, que sabiendo que la única manera de crecer es trabajando en su campo. Hartos de la teoría de las facultades abrazan las prácticas en cualquier sitio como si fuera la panacea. Da igual que las condiciones ofrecidas sean lamentables, urge ganar horas de práctica al precio que sea.

Las empresas se aprovechan, conociendo la debilidad de los estudiantes y su disposición a trabajar por lo que sea. Ofrecen peor condiciones por contrato, excusándose en la actual situación económica mundial. Una cosa son los recortes económicos, que sus poderosos sueldos de ejecutivos ni huelen de cerca, y otra muy distinta el abuso de poder y el maltrato laboral que ofertan a los inoperantes becarios.

La actual situación mundial, acuciada por la citada crisis económica, no favorece a la recuperación laboral ni a que se acabe el abuso que sufren los becarios por parte de las empresas. Desgraciadamente sueldos ínfimos por trabajos profesionales van a seguir siendo la orden del día durante cierto tiempo.

Augurar una solución en este caso es ardua tarea. Miles de conflictos e intereses convergen para entrelazar una maraña de cables que ahogan la situación laboral de los jóvenes en este país. Unos jóvenes que deben levantarse contra el empresario opresor, exigiendo medidas dignas por trabajos idém y una serie de leyes que regulen el trato y condiciones ofertadas por las empresas. Solo dejando un poco de lado los intereses de cada uno se llegará a una solución beneficiosa para todos, que solo puede depararnos un futuro más preparado e ilusionante.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Angela dice:

    Cuando terminé la carrera hace dos años consideraba al resto de mis iguales unos cantamañanas quejicosos, creyéndome más lista y dedicada al “saber apreciar” las ventajas a largo plazo de obtener experiencia aunque fuese sin remuneración económica…
    Sí, pertenezco al planeta Tierra, y sí, era una ilusa, por no poner otro adjetivo más malsonante.

    La realidad vista en estos dos años es que, incluso en empresas internacionales y con beneficios hasta la fecha, los llamados puestos “junior” han desaparecido siendo sustituidos por gente en prácticas “remuneradas” a sustituir cuando copen las horas permitidas. El techo para la nueva generación de trabajadores no es de cristal, sino de acero blindado. La titulación y experiencia previa te servirá para optar a entrar en dicha empresa pero no como trabajador, sea por el periodo que sea.
    Las horas e interés dedicados a las tareas desempeñadas resultan totalmente indiferentes, el resultado final es inevitable, en ocasiones te lo comunican desde el inicio para evitarte falsas expectativas.

    Simplemente no existen prácticamente puestos de trabajo para los recién llegados sin experiencia. Aceptar el abuso laboral como hipotética inversión es una cruel fantasía. Se está creando una generación de profesionales son una experiencia continuada ni estable que, muy posiblemente, no resulte competitiva frente a otro país en este mundo goblalizado desde hace ya tiempo. Gran parte de una generación, ya numéricamente escasa, que no dispone de recursos para sostener nuestro sistema de seguridad social, ya no para su propio retiro sino para la jubilación de sus antecesores.

    “Beluga para hoy, hambre para mañana”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s