La temporada actual no ha acabado aún y el Atlético sigue vivo en la lucha por conseguir el objetivo de entrar en Europa. La plantilla sabe que entrar en las competiciones continentales es ‘conditio sine qua non’ para que la próxima temporada se siga creciendo. Las arcas rojiblancas no están muy boyantes y los ingresos por las competiciones europeas rozan los veinte millones de euros. Los dirigentes quieren establecerse arriba este año de una vez por todas y para ello harán un esfuerzo económico con la finalidad de tener contenta a la masa social y olvidarse de problemas extradeportivos.

Uno de los objetivos era el de reforzar las bandas tras las marchas de Simao y Jurado. La llegada de Juanfran en invierno no ha cumplido las expectativas necesarias y se busca un titular que acompañe a Reyes en las alas. Y el deseado es Arda Turan, estrella y emblema del Galatasaray turco. El propio club de Estambul ha comunicado que “se encuentra en negociaciones para vender al jugador al Atlético de Madrid”.

La pasada semana, el máximo accionista rojiblanco, Miguel Ángel Gil Marín, viajó a la capital turca en aras de encontrar un patrocinador y una fuente de inversión al proyecto atlético (Turkish Airlines). Tras el comunicado del conjunto turco, se añade otro motivo más a la lista del viaje.

Arda Turan es un jugador de banda, que le gusta tener el balón en los pies, viniéndose hacia el centro para ayudar en la creación de juego. A los 24 años, Arda es la bandera y capitán del Galatasaray y una de las estrellas de la selección turca, con la que llegó a semifinales de la pasada Eurocopa. Este año no ha podido tener mucha continuidad debido a pequeños problemas físicos que le han impedido rendir a su nivel, aunque ya está totalmente recuperado.

 

Anuncios