Se enfrentan esta noche Real Madrid y Barcelona en el primero de los cuatro clásicos en dos semanas que nos esperan. No es una ronda de playoffs de la NBA, no. El azar y la superioridad abismal que tienen ambos equipos en la liga BBVA ha provocado que se vayan a enfrentar cuatro veces en tan solo 17 días. Además, ambos conjuntos se juegan todos los títulos entre ellos. El éxito o el fracaso dependerá de quién sepa jugar mejor sus cartas en estos cuatro choques.

El Santiago Bernabéu vivirá hoy el primero de estos duelos, quizás el más descafeinado. La jornada número 32 de la liga BBVA nos trae el gran clásico, con el Barça ocho puntos por encima del Real Madrid. Los blancos consideran una quimera alcanzar el liderato y los culés no se confían todavía de tenerlo todo hecho. Prácticamente ambos conjuntos usarán el partido de esta noche para probar tácticas y sistemas de cara a la final de la Copa del Rey del próximo miércoles. Probablemente ninguno reserve jugadores para la final, un clásico siempre es importante y el golpe moral que se puede dar esta noche sería importante para los otros encuentros.

Esta noche veremos al Real Madrid más pendiente de la final de copa que el Barça. El conjunto de Mourinho sabe que la liga es prácticamente imposible y usará el partido de hoy para probar y encontrar la fórmula mágica que pare a los azulgrana. En cambio, los de Pep Guardiola piensan que la liga no está ganada y no pueden regalar nada al Madrid. Es muy probable que jueguen todos los titulares disponibles, salvo Puyol que vuelve de una lesión.

Las claves del encuentro de hoy serán la capacidad del Madrid de poder hacer daño al Barcelona al contraataque y cómo aguantará la defensa blanca el huracán culé. No creo que se repita el resultado de la ida, pero sigo viendo superior a los azulgrana. El daño que puede provocar el Barça con el juego entre líneas de sus medios lo intentará para Mourinho con un trivote formado por Ozil, Khedira y Alonso. El entrenador portugués busca tener superioridad en la zona de creación culé, robar el balón y buscar el gol a la contra. Será decisivo el papel de Messi bajando a crear junto a Xavi e Iniesta. Además, el gran estado de Dani Alves puede hacer mucho daño al Madrid, ya que Cristiano no juega muy pegado a la banda y se verá obligado a defender las arrancadas del lateral brasileño.

De cualquier modo, tendremos un encuentro muy igualado, con las mentes puestas en Valencia, dónde se disputará la final de copa del miércoles. El Madrid busca demostrar que es igual de poderoso que el Barça y puede ganarle. Los culés, en cambio, quieren demostrar que son los mejores del mundo y que le tienen tomada la medida al Madrid. Que empiece la lucha, Round 1.

Anuncios