Presente brillante pero efímero o futuro incierto pero prometedor. Esta duda ha invadido la cabeza de Gregorio Manzano desde que llegó al Atlético de Madrid este pasado verano. La salida con destino a Manchester de David De Gea dejaba un hueco enorme en la portería rojiblanca. Desde dentro del club se confiaba en que Joel estaría preparado para el reto de suplir al ahora portero de los ‘red ‘devils’. El puesto de titular estaba asegurado pero la falta de un suplente de garantías se había convertido en el verdadero quebradero de la dirección deportiva. Sergio Asenjo se encontraba aún recuperándose de su grave lesión de rodilla, pero seguían creyendo en el potencial del portero palentino. Por lo tanto, se optó por conseguir la cesión de un portero que cubriera el hueco de Asenjo en el banquillo del Calderón. Viejos conocidos de la casa como Falcón o Roberto sonaron aunque finalmente el elegido fue Thibaut Courtois, cedido por el Chelsea durante un año.

El joven portero belga estuvo en la agenda del Atlético para suplir a David De Gea e incluso se negoció su fichaje con su club de origen, el Genk. La confianza en Joel y las dudas acerca de abordar el fichaje de un portero joven, provocadas por el caso Asenjo, permitieron al Chelsea adelantarse en la contratación de Courtois. Los informes acerca del belga eran buenos por lo que se negoció la cesión con el Chelsea por un año. Thibaut llegaba al Calderón con la etiqueta de suplente, aunque tras los primeros entrenamientos, Manzano se apresuró en quitarla. Jugaría el que mejor estuviese.

Pese a que Joel empezó siendo titular, Courtois le arrebató ese honor y se adueñó de la portería rojiblanca. Este hecho ha generado un conflicto entre los aficionados, especialistas en crear polémicas y ver fantasmas dónde no los hay. Por un lado, los defensores de Joel aluden que es un fruto de la cantera y que es del club en propiedad. Por otro, los defensores de Courtois proclaman que se ha ganado el puesto y tiene mejores condiciones que el canterano. Ambas entendibles, aunque innecesaria discusión. Joel debería tener minutos y los tendrá, pero si el que mejor está para jugar es Courtois, debería jugar él. Como bien dijo Iñako Díaz-Guerra, “es mejor poner a un portero de 8 ahora que a uno de 6, que puede ser que se convierta en un 8 el año que viene”.  El argumento del futuro en el club no es un motivo para pedir el puesto de uno u otro. El buen estado de Petr Cech en la portería de Stamford Bridge, puede provocar que la cesión del belga se alargue otro año más o bien negociar su traspaso. Cuando llegue ese momento se hablará, mientras tanto Courtois es jugador del Atlético y es el que mejores  condiciones tiene para defender la portería.

Las buenas actuaciones del belga está haciendo que el debate se enfríe en las gradas, pero volverá a saltar a la mínima que cometa un par de errores. Cosas de una afición con poca memoria y muchas prisas que pide en este caso lo que ella no da, paciencia.

Anuncios