Buscando una oportunidad


Como muchos jóvenes de este país, estoy harto. Harto de que nadie nos de una oportunidad, de que empresarios adinerados quieran seguir ganando más a costa de las vidas y del futuro de otros. Un futuro cada vez más negro porque sin darnos cuenta el agujero en el que estamos es cada vez más profundo. No vale saltar, no vale escalar, sólo valen las tablas. Unas tablas para construir escalones firmemente que nos saquen de este bache.

 

Me paró y respiro profundamente. Gritó con toda mi alma, aunque no sale ningún sonido mi boca. Vuelvo a respirar y clavo la primera tabla. Bienvenidos.

Algo está cambiando en Los Angeles


Sí existe en el baloncesto estadounidense una franquicia perdedora por antonomasia esa es la de Los Angeles Clippers. Desde que se mudaron de San Diego siempre han estado a la sombra de los exitosos y glamourosos Lakers, aunque bien es cierto que nunca fueron un equipo al que acompañara ni la suerte ni la fama. Desde su creación en Buffalo bajo el nombre de Braves hasta sus tiempos de hoy en Los Angeles, previo paso por San Diego, los Clippers siempre se vieron abocados a a navegar entre infortunios y decepciones. Lee el resto de esta entrada

El joven que pudo reinar


Caprichoso destino, culpable de historias de leyenda y de dolientes tragedias. Un simple error, un gesto o una decisión distinta pueden desviar el camino de alguien, que sea una escalera hacia el cielo o una carretera hasta el infierno solo depende del azar.

La fatalidad convirtió el 6 de febrero de 1958 en uno de los días más negros de la historia del deporte. El Manchester United, tras eliminar al Estrella Roja de Belgrado de la Copa de Europa, hizo escala en Múnich antes de emprender el viaje final a casa. Como si estuviera escrito que la noche iba a ser trágica, una tempestad de viento y nieve arreciaba sobre el aeropuerto de Munich Riem. El capitán James Thain intentó despegar sin éxito en dos ocasiones para, en un tercer y fatídico intento, precipitar el avión en una casa cercana al aeródromo. A las 15:04 de la tarde, el vuelo 609 de la British European Airways firmaba con lágrimas negras una página para olvidar en los libros de historia. Lee el resto de esta entrada

1, 2, 3 Messi


No hay dos sin tres dice el dicho y Leo Messi se ha encargado de cumplirlo. El argentino ha sido coronado hoy por tercera vez consecutiva con el Balón de Oro que le acredita como mejor jugador del año 2011. El delantero culé ha superado con el 47,80% de los votos a Cristiano Ronaldo (2º con el 21,60%) y Xavi Hernández (3º con el 9,23%). Messi se convierte así en uno de los cuatro jugadores que han ganado tres veces el prestigioso premio junto a Cruyff, Van Basten y Platini, que ostenta el honor junto a Leo de haberlo hecho de manera consecutiva. Un premio que no hace nada más que engrandecer más si cabe la leyenda del genio de Rosario. Lee el resto de esta entrada

En busca de la garra perdida


Se acabó la segunda etapa de Gregorio Manzano al frente del Atlético de Madrid con la sensación de proyecto muerto antes de empezar. El entrenador jienense, la opción menos deseada tanto por afición como por directiva, tuvo que remar a contracorriente constantemente, sabiendo que al primer problema él estaría en el punto de mira. Con algunas dudas en lo deportivo el proyecto echó a andar con un ojo en las eliminatorias previas europeas y otro en las salidas y fichajes del club. El culebrón Agüero marcó todo el verano rojiblanco, que pese al desánimo, conformó una plantilla más completa, con grandes nombres y la idea del buen juego y el toque por bandera. Consecuencia de los éxitos del Barça es el intento de copiar la manera de jugar culé, algo imposible y que refleja lo difícil y especial del juego de los de Guardiola. Salvo algunos partidos buenos, la idea de Manzano no carburaba y a él se le veía sin capacidad de reacción. Lee el resto de esta entrada

El Atlético sella el pase en Glasgow al ritmo de Diego y Turan


Arda y Diego celebran el gol atlético Foto: Getty Images UEFA Europa League

Duelo europeo con olor a clásico, pero en horas bajas. Aquellos maravillosos setenta, dónde Celtic de Glasgow y Atlético de Madrid dejaron para el recuerdo grandes partidos y mejores imágenes. Retales de un pasado glorioso para ambos en un presente sin exigencias de grandes éxitos. Madrileños y escoceses no olvidan la semifinal de la Copa de Europa de 1974 que llevó a los rojiblancos a la final del máximo trofeo continental (la del maldito gol de Schwarzenbeck en el último suspiro). La ida de aquel partido en Escocia fue durísima y el Atlético acabó con ocho jugadores. Los escoceses se quejaron, y aún siguen haciéndolo, de la extrema dureza de los colchoneros. Casualidades del destino, esas mismas críticas llegan tras el derbi contra el Real Madrid. Que azarosa es la vida. Lee el resto de esta entrada

Crisis de valores en periódicos sin valor


Está de moda en el fútbol actual hablar de crisis de juego o resultados al más mínimo tropiezo. No se salva nadie, ni siquiera los genios a los que se les perdona un par de partidos malos. En el último mes han pasado por la supuesta crisis gente de la talla de Messi o Falcao, lo que extendía el mal al resto de sus equipos. Pero ¿existen de verdad estas crisis o son solo exageraciones de la prensa para intentar desestabilizar al equipo contrario al de su línea editorial?

Los periódicos deportivos han dejado de ser informadores de los hechos, críticos y con cierta objetividad para ser simples panfletos propagandísticos de un equipo. Los propios clubes compran con la cesión de exclusivas y entrevistas a sus medios afines para que estos mismos se dediquen a torpedear la moral del rival. Periodistas esperando el más mínimo fallo de Messi o Cristiano Ronaldo con la finalidad de poder atizarle en el periódico del día siguiente. Un incendio que los medios provocan y alimentan, donde los aficionados adoptan el mensaje como propio. Así se entiende que José Mourinho sea santo en Madrid y diablo en Barcelona. Con la excusa de vender más, los medios se han convertido en esclavos de los clubes.

Una crisis de valores que afecta al periodismo deportivo español, que ha pasado de ser un emisor de información deportiva y veraz a un receptor de rumores y conjeturas con la capacidad de emitir. El uso de rumores sin contrastar que puedan dañar al contrario son cada vez más habituales. Es mejor desestabilizar y luego hacer una rectificación (si es que se hace) que tener que hacer bien tu trabajo. Medios que hablan de crisis imaginarias pero que no se dan cuenta de la que ellos están sufriendo.

El Atlético de Madrid tiene vía libre para la construcción de su nuevo estadio


Las nubes que cubrían inicialmente el proyecto del nuevo estadio del Atlético de Madrid se van disipando. El Ayuntamiento de Madrid ha aprobado definitivamente  la modificación del plan especial del Parque Olímpico del Sector Oeste, dónde se encuentra el actual Estadio de Madrid, más conocido como La peineta. Esta decisión permitirá al club rojiblanco realizar la operación urbanística que le llevará a jugar en el nuevo estadio de Madrid, convirtiendo los terrenos del Vicente Calderón en un parque y viviendas, parte del ámbito de Madrid Río.

La empresa encargada de llevar a cabo toda la operación será Fomento Construcciones y Contratas (FCC), ya que será la parte que se beneficiará del aprovechamiento de los terrenos del actual estadio atlético y la contigua fábrica de Mahou, ya derruida. El contrato firmado entre FCC y Atlético establece una serie de condiciones por las cuales eximen tanto del gasto como del beneficio económico al club. Las obras tendrán una duración máxima de tres años, con un margen de 10 meses por improvistos que ralenticen la construcción. El coste total será de 218 millones, a los que hay que sumar 41 millones más por la propiedad de la parcela.

La idea es que el conjunto rojiblanco pueda estrenar su nueva casa en la temporada 2014/2015, aunque fuentes de la constructora aseguran que existe una alta probabilidad de retrasar su estreno una temporada más. La actual crisis económica hace que todas las acciones vayan más lentas, ya que nadie del club ni de FCC quieren que el proyecto se quede a medias, como ocurrió en Valencia con el estadio de Mestalla. La constructora está obligada a abonar el pago al completo de la operación y no verá beneficios de ella hasta la venta de las viviendas construidas en los terrenos del Vicente Calderón, por lo insisten en la cautela y la paciencia en el proyecto.

Con dicha aprobación, el Atlético tiene todos los poderes y licencias para modificar la parcela y construir su nuevo estadio con capacidad para 73.000 personas, casi 20.000 más que el actual. Pese a que algunos permisos estaban concedidos desde junio, el club no había ido aún a recoger dichas licencias según el ayuntamiento de Madrid. Fuentes del club justifican la demora en esperar a poseer todos los permisos para poder comenzar las obras con todo en orden.

No en vano, existen plataformas que se muestran reacias a abandonar el actual estadio Vicente Calderón, casa atlética desde hace más de cuarenta años. El grupo ‘Atléticos por el cambio’, creado como oposición a la actual directiva, ha expresado su rechazo al proyecto del nuevo estadio. El principal motivo de desencuentro es la propiedad del nuevo estadio, ya que entienden que el dueño no será el club sino el ayuntamiento de Madrid. Además critican que el Calderón, activo del equipo, ha sido “regalado a cambio de un estadio más moderno pero con una propiedad dudosa”. La plataforma intenta concienciar a la afición a que se movilice, alegando el sentimiento atlético que despierta el actual campo atlético, “su verdadera casa”.

Aún queda mucho para ver la obra terminada, pero la primera piedra ya está colocada, marcando los pasos a seguir. La idea de los dirigentes atléticos es la de dotar a su afición de uno de los mejores estadios del mundo. Se ganen o no los Juegos Olímpicos de 2020, el nuevo estadio del Atlético es ya una realidad. Se cambió del Metropolitano al Vicente Calderón y la afición estuvo encantada con su nuevo hogar. Ahora llega una nueva casa-se busca patrocinador para el nombre del estadio- y los aficionados volverán a adoptarla como suya, porque su casa es el equipo y no un lugar, por más mítico que sea.

Cuestión de prioridades


Presente brillante pero efímero o futuro incierto pero prometedor. Esta duda ha invadido la cabeza de Gregorio Manzano desde que llegó al Atlético de Madrid este pasado verano. La salida con destino a Manchester de David De Gea dejaba un hueco enorme en la portería rojiblanca. Desde dentro del club se confiaba en que Joel estaría preparado para el reto de suplir al ahora portero de los ‘red ‘devils’. El puesto de titular estaba asegurado pero la falta de un suplente de garantías se había convertido en el verdadero quebradero de la dirección deportiva. Sergio Asenjo se encontraba aún recuperándose de su grave lesión de rodilla, pero seguían creyendo en el potencial del portero palentino. Por lo tanto, se optó por conseguir la cesión de un portero que cubriera el hueco de Asenjo en el banquillo del Calderón. Viejos conocidos de la casa como Falcón o Roberto sonaron aunque finalmente el elegido fue Thibaut Courtois, cedido por el Chelsea durante un año.

El joven portero belga estuvo en la agenda del Atlético para suplir a David De Gea e incluso se negoció su fichaje con su club de origen, el Genk. La confianza en Joel y las dudas acerca de abordar el fichaje de un portero joven, provocadas por el caso Asenjo, permitieron al Chelsea adelantarse en la contratación de Courtois. Los informes acerca del belga eran buenos por lo que se negoció la cesión con el Chelsea por un año. Thibaut llegaba al Calderón con la etiqueta de suplente, aunque tras los primeros entrenamientos, Manzano se apresuró en quitarla. Jugaría el que mejor estuviese.

Pese a que Joel empezó siendo titular, Courtois le arrebató ese honor y se adueñó de la portería rojiblanca. Este hecho ha generado un conflicto entre los aficionados, especialistas en crear polémicas y ver fantasmas dónde no los hay. Por un lado, los defensores de Joel aluden que es un fruto de la cantera y que es del club en propiedad. Por otro, los defensores de Courtois proclaman que se ha ganado el puesto y tiene mejores condiciones que el canterano. Ambas entendibles, aunque innecesaria discusión. Joel debería tener minutos y los tendrá, pero si el que mejor está para jugar es Courtois, debería jugar él. Como bien dijo Iñako Díaz-Guerra, “es mejor poner a un portero de 8 ahora que a uno de 6, que puede ser que se convierta en un 8 el año que viene”.  El argumento del futuro en el club no es un motivo para pedir el puesto de uno u otro. El buen estado de Petr Cech en la portería de Stamford Bridge, puede provocar que la cesión del belga se alargue otro año más o bien negociar su traspaso. Cuando llegue ese momento se hablará, mientras tanto Courtois es jugador del Atlético y es el que mejores  condiciones tiene para defender la portería.

Las buenas actuaciones del belga está haciendo que el debate se enfríe en las gradas, pero volverá a saltar a la mínima que cometa un par de errores. Cosas de una afición con poca memoria y muchas prisas que pide en este caso lo que ella no da, paciencia.

Una moneda al aire


Cuando la presión apremia, la toma de decisiones se convierte en una tarea complicada, donde el éxito o el fracaso penden de un hilo muy fino. Para muchos, el verdadero rasero para medir las capacidades de una persona es verlo trabajar bajo presión. El mundo del deporte no se salva de esta premisa. Un jugador capacitado para aumentar sus prestaciones en los minutos decisivos o técnicos de equipos que tienen que llegar a la orilla en un mar de deudas son joyas de un gran valor deportivo y económico.

El acierto en las acciones importantes del equipo marca el devenir futuro del mismo. Acertar en un fichaje o en un entrenador puede suponer crecer más por temporada, tanto en el aspecto financiero como en el deportivo. Es una ecuación sencilla: a mejores jugadores, más éxitos y por lo tanto más dinero para invertir y volver a empezar el ciclo. Algo básico a la hora de empezar un proyecto deportivo, cuya vida en el tiempo se verá influenciada por ello, es la cantidad de errores necesarios para romper el

círculo. Imposible de saber o calcular, de ahí el valor de ese grupo de elegidos capaces de trabajar en esas circunstancias.

Un ejemplo claro de ello es la sección de baloncesto del Real Madrid. Sus vitrinas están llenas de trofeos, cubiertos por el polvo, muestra de un exitoso y lejano pasado.

La incapacidad de crear un proyecto serio en los últimos años y el error al contratar jugadores ha dejado sombras en cuanto al futuro de la sección se refiere.

Económicamente el poderío del Real Madrid es superior al de la gran mayoría de sus rivales, por lo que no es una excusa la falta de crédito a la hora de acometer fichajes de renombre. Lazaros Papadopoulos es el ejemplo perfecto para demostrar que es necesario analizar un jugador al dedillo y no pagar una millonada mirando solo el nombre. Si a esto le sumas la falta de continuidad en proyectos a largo plazo y el cambio constante y masivo de jugadores por temporada

el resultado solo puede ser desastroso.

Además el rotundo éxito del Regal FC Barcelona, tanto en España como en Europa, solo provoca desmotivación en las oficinas blancas. Los culés fichan mejor y ganan más que los blancos, pero realmente demuestran su superioridad gracias a la confianza en un proyecto, retocado año a año en lo estrictamente necesario. La falta de continuidad es el mayor lastre de un Real Madrid, que nunca llega a cumplir las expectativas que su historia y capacidad le generan.

Este hecho, unido a la falta de apoyo de su presidente, centrado exclusivamente en el fútbol, ha provocado que su afición se haya contagiado del pesimismo y vea los tiempos de trofeos y gloria muy lejanos.


El fichaje de Rudy Fernández es un balón de oxígeno para sus aficionados.  El esfuerzo de sus dirigentes por traer a un jugador NBA, ya consagrado en el baloncesto europeo, que ilusione y permita luchar con el Regal Barça se ha materializado con el escolta de los Dallas Mavericks. El cierre patronal de la mejor liga del mundo está posibilitando el éxodo temporal de jugadores NBA hacia otras ligas extranjeras.  Pero realmente, ¿cuánto tiempo jugarán aquí? El acuerdo entre patronal y jugadores está cercano y todo parece indicar que la temporada comenzará a tiempo.Entonces, ¿qué pasa con Rudy? El escolta mallorquín ha firmado un contrato con el Madrid que le permite volver a la NBA cuando se firme el nuevo convenio colectivo. La duda radica al término de la temporada americana, donde Rudy debe decidir si quedarse con un nuevo contrato en Estados Unidos o volver al Real Madrid y cumplir el contrato firmado.  Si el escolta decidiera quedarse en la NBA, tendría que pagar una cantidad cercana a los dos millones de euros al club blanco como indemnización.

La cantidad de partidos que Rudy dispute con el Madrid y su rendimiento en el mismo es la base sobre la que el equipo blanco cimenta su futuro. Una jugada a cara o cruz que medirá la vida de un proyecto capacitado para devolver el brillo a las vitrinas o acrecentar las sombras de una sección histórica.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.